Uno de los destinos más atractivos en primavera por su sabor es Tokio, una ciudad que se carga de belleza en primavera coincidiendo con la floración del cerezo o hanami. La floración del cerezo comenzó este año el 19 de marzo llegando a su plenitud el día 27 de marzo, coincidiendo con Semana Santa.

A los diversos festivales que se celebran en esta ápoca se suma la posibilidad de degustar la esencia del cerezo en distintos dulces y platos.

Ejemplo de ello son las delicias que pueden disfrutarse en las cafeterías Mukojima Chomeiji Sakuramochi y Thrush Happo-en y la pastelería Fiorentina Pastry Boutique en el Hotel Grand Hyatt Tokyo.

Cafetería Mukojima Chomeiji Sakuramochi

Localizada en el barrio Sumida esta cafetería, es muy conocida por disponer en su carta del denominado “Sakuramochi”, un popular dulce estacional nipón, elaborado con dulce de arroz que se elabora con una fina capa tostada con relleno de pasta de judías rojas tamizada y envuelta con una hoja de cerezo salada. Este dulce se remonta al año 1717, momento en el que comenzó a tener éxito entre los visitantes y habitantes de la capital cuando se disponían a observar de los cerezos en flor de la calle Bokutei-dori, muy famosa por sus cerezos.

 

Pastelería Fiorentina Pastry Boutique en el Hotel Grand Hyatt Tokyo

Esta pastelería, ubicada en Roppongi Hills – desarrollo urbano en el distrito de Roppongi –, en el lujoso Hotel Grand Hyatt Tokyo, pone a disposición del consumidor algunos dulces que combinan perfectamente con el hanami como el denominado “brazo de gitano de cereza” y los “sakura-anpan”, unos bollos de judías y cerezas, entre otros.

El primero de ellos es una plancha de bizcocho con licor de cereza que se enrolla con relleno de nata y cereza, consiguiéndose una textura ligera al paladar que enamorará al visitante. El segundo, es uno de los más reconocidos y se elabora con leche y leche condensada.

Cafetería Thrush Happo-en

Esta cafetería-restaurante al aire libre se caracteriza por poseer unas increíbles vistas a los aproximadamente 33.000 metros cuadrados del Jardín Happo-en. Además, en la terraza el viajero obtendrá unas magníficas vistas de 80 cerezos de distintas especies, por ejemplo el cerezo yoshino, el cerezo llorón y el cerezo de doble flor. Su cocina está marcada por influencia francesa elaborada con verduras y otros ingredientes de temporada, sin olvidar el “Sakura Lunch Buffet”, un menú dedicado exclusivamente al hanami.

Como hemos mencionado antes también pueden disfrutar de alguno de los festivales de hanami más famosos y espectaculares hasta principios de abril como, por ejemplo, la nueva edición del Bunkyo Cherry Blossom y el Toshimaen Cherry Blossom Festival.

El primero de ellos es uno de los cinco principales festivales en el barrio Bunkyo y en el segundo, se podrá disfrutar de un paisaje rosado “a la altura” desde la atracción “Eagle”, del parque de entretenimiento Toshimaen.

Además, el viajero no puede perderse otros festivales celebrados en los parques más populares de Tokio como el Parque Ueno, Sumida y Rikugien, que ofrecen al turista postales primaverales de cuento.

Dejar respuesta