España tiene una gastronomía muy variada y rica. Tanto que incluso podemos distinguir recetas propias no sólo por comunidad autónoma si no por provincia.

En la región de Málaga existen platos tan arraigados como las ‘gachas’ compuestas de harina cocida con agua y sal, que se puede aderezar con leche, miel u otro aliño.
Muy típico también es el ‘ajoblanco’ una reconfortante sopa fría que es característica de la zona de la Axarquía. Su ingrediente principal es la almendra y se sirve muy fría con uvas moscatel, consiguiendo de esta manera una mezcla única con el dulce de la uva y lo amargo de la almendra.

En materia de ensaladas Málaga también tiene la suya propia. Así la ‘ensalada malagueña’ tiene como ingredientes principales la patata, la naranja y el bacalao, sobre los que no puede faltar un generoso chorro de aceite de oliva.

Mención aparte merece la llamada ‘porra antequerana’ hecha con ingredientes tan sencillos como pan cateto, ajo y tomates además de un poco de vinagre y sal. Es un plato que comían tradicionalmente los campesinos y que hoy es considerada un manjar. Se le añade por encima jamón serrano picado, huevo e incluso atún dependiendo del gusto del consumidor.

Como postres podemos citar el ‘Bienmesabe’ oriundo de Antequera y cuyos ingredientes son almíbar de cidra, bizcochos de plantilla, almendras tostadas y molidas, huevos, canela molida y azúcar molida. Ha sido tradicionalmente elaborado por monjas y como no podía ser de otra manera, tiene un sabor divino.

Dejar respuesta