Las altas temperaturas hacen que en verano tomemos más cantidad de alimentos líquidos en detrimento de los sólidos. Se imponen las bebidas naturales, con base de frutas y agua y una alta cantidad de vitaminas.

Empezemos por un clásico: la limonada. La receta típica americana incluye un sirope hecho a base de ingredientes naturales. Así para una jarra necesitaremos 400 ml de agua, 200 gramos de azúcar, corteza de lima y de limón para elaborar dicho sirope del que usaremos 225 ml y 5 limones grandes, 2 limas verdes, 600 ml de agua fría, 20 cubos de hielo para la limonada en sí. El siguiente paso es poner el agua y el azúcar en un cazo con unas cortezas de lima y de limón y llevamos a ebullición removiendo hasta disolver el azúcar. Tras unos diez minutos a fuego muy lento, obtendremos un jarabe ligero, que prácticamente no habrá espesado. Dejamos enfriar el jarabe y lo guardamos. Cortamos los limones y las limas por la mitad y a cada uno le quitamos una rodaja muy finita que también añadimos a la jarra para decorar. Exprimimos el zumo de los cítricos y lo echamos sobre el jarabe de agua y azúcar, rellenando la jarra con un poco más de agua fría y removiendo ligeramente. Añadimos el hielo y metemos cinco minutos la jarra a la nevera para que se termine de enfriar antes de servir.

Otra bebida muy tomada durante el verano es la horchata. Es de elaboración sencilla y necesitaremos los siguientes ingredientes: 250 gr. de chufa, 1 litro de agua, la corteza de un limón, una cucharada de canela, azúcar al gusto. Hay que lavar bien las chufas y dejar en remojo durante 12 horas. Una vez pasado el tiempo las escurrimos y las ponemos en la batidora con la corteza del limón, la canela, y el agua. Trituramos todo junto y lo pasamos por un colador para ir extrayendo la bebida que será la horchata. Luego la pondremos en el frigorífico hasta el momento de consumirla.

Y no podemos olvidarnos del té al limón, pese a que las opciones preparadas son muchas, mejor optar por una opción casera. Para una jarra necesitaremos: dos cucharadas de hojas de té verde, un litro de agua y tres rodajas de limón. Debemos poner el litro de agua a unos 90 grados, añadimos el té y lo dejas reposar entre 3 y 5 minutos dependiendo de lo intenso que se quiera, a continuación añade las rodajas de limón y deja enfriar al gusto.

Dejar respuesta